Sam – Historias de Pacientes de Tuberculosis


Decirle a tus hijos que tienes tuberculosis puede ser un momento muy difícil. Es probable que estén preocupados por ti y tienes que explicar que pueden tener que someterse a la prueba de detección para asegurarse de que no tienen la tuberculosis. Por suerte, Sam, que trabaja en un proyecto de alojamiento para personas sin hogar, le dijo a Eva, su hija de 12 años, que no estaba tan mal como ella pensaba.

Tengo mucha suerte. Mi marido, Miguel, y mi hija eran geniales en todo. Cuando descubrimos por primera vez que tenía tuberculosis, no estábamos seguros de si debíamos hablar con ella al respecto.

Eva tiene 12 años y es inteligente, así que sabíamos que la primera cosa que iba a hacer era Googlear ‘TB’ y que teníamos que asegurarnos de que tenía la información correcta al respecto.

Realmente me diagnosticaron la víspera de Navidad. Me dieron las noticias por teléfono, mi médico de cabecera. Dijo que se parecía mucho a que fuera TB y que me reservaban cita para ver a un doctor en la víspera de Año Nuevo y… Feliz Navidad! Pasé los siguientes siete días sin saber qué significaba todo esto.

Los doctores primero pensaron que mis síntomas eran asma y me dieron inhaladores de antemano. Me diagnosticaron tuberculosis pulmonar después de numerosas pruebas y me enviaron al Blackburn Royal Hospital. Cuando me enteré de que era tuberculosis le dije a mi hija que era una infección pulmonar. Ella me preguntó si tenía un nombre y le dije: “Es realmente largo. Lo más fácil es llamarla es TB. Necesito decirte muchas cosas al respecto y prefiero que me escuches a que te vayas a buscar cosas porque Internet no siempre tiene la información correcta.”

Por supuesto que ella Googleó! Yo sabía que ella había Googleado ‘cáncer de pulmón’ y todo tipo de cosas así. Así que creo que fue definitivamente el menor de los males era decirle que tenía tuberculosis.

Es un tratamiento muy agresivo, penśe, y yo estaba muy mal con eso. Supongo que la mayoría de la gente tiene el mismo tipo de tratamiento. La isoniazida (un antibiótico de TB) me hizo sentir peor que mis síntomas de tuberculosis.

Terminé por estar de baja del trabajo durante unas 10 semanas porque perdí mucho peso, no podía comer, tenía una erupción terrible. El equipo de TB fue brillante. Todo lo que pasó, lograron combatirlo con otra cosa.

Cuando fui a mi primer chequeo me di cuenta de que había sido resistente a la medicación, a uno de los antibióticos. Así que la segunda ronda de tratamiento añadió otros nueve meses. En general, mi tratamiento fue un proceso de 12 meses hasta que me curé completamente.

Related posts:

InfoTuberculosis.com: Ten en cuenta que la información contenida en esta página web sólo tiene fines educativos. L@s administradores de la página no somos médicos. Toda la información contenida en esta web intenta estar lo más actualizada y revisada posible. Esta información no tiene la intención de diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad. Por eso te pedimos que consultes a tu médico, médica para que te diga como proceder.


Entradas que te pueden interesar:

Fernando - Historias de Pacientes de Tuberculosis
Lucía - Historias de pacientes de Tuberculosis
Gema - Historias de Pacientes de Tuberculosis